Un servicio para el apetito musical, para la insaciable necesidad de seguir buscando. CD reviews, nuevas bandas, estilos nuevos, viejos CD´s poco conocidos para saber qué comprar o bajar de internet.

jueves, diciembre 01, 2005

PIXIE ONLINE RADIO

Radio interactiva dedicada a la difusión de música independiente.

viernes, febrero 04, 2005

Album: Death of Quickspace (Quickspace-2000)

Quickspace se precia de su sonido Lo-Fi, y se vale de él, así como de los acordes disonantes, para crear atmósferas de una tensión increíblemente plácida y calma a pesar de su fuerza. Esta extraña mixtura genera la sublimidad que uno sentiría al observar cómodamente ubicado tras un ventanal, una agitada tormenta oceánica. A pesar de que los sonidos de los que se valen para componer sus canciones operan sobre un trasfondo ruidoso y los acordes son cuidadamente impuros, hay armonía y dulces melodías inmersas en alternancias de ritmos expectantes y momentos catárticos. “The Death of Quickspace”, el álbum que esta banda británica lanzara en el año 2000, tras pasar desapercibida por gran parte del público a lo largo de la década del noventa, es una perfecta muestra de su arte y una de sus obras que más se disfruta, sobre todo un anochecer de lluvia que recién esté comenzando.

martes, febrero 01, 2005

Album: Please Describe Yourself (Dogs Die in Hot Cars-2004)

Aquellos que últimamente hayan estado buceando en las aguas del indie rock norteamericano y británico seguramente se encuentren inmersos en ambientes personales, sentidos álbumes de autor cargados de psicología y una gran variedad de bandas surgidas de la mano del post-punk revival. Quizás sea un momento ideal para hacer girar hasta el cansancio "Please Describe Yourself", el primer larga duración de "Dogs Die in Hot Cars", y que con la apertura de puerta que el mismo genere golpee en el rostro la bocanada de aire fresco que viene detrás, sacudiendo la excelente y tan necesaria, pero por momentos opresiva, densidad de The Rapture, The Faint, Bloc Party, etc. Escuchar el primer corte de esta banda escocesa (I love you cause I have to), ciertamente un acelerado tema ska, puede inducir a pensar que quizás no haya un gran álbum detrás del mismo. A pesar de la calidad del tema, no siempre es del todo seductor un álbum completo de tributadores de Madness. Sin embargo, es éste el único tema que es decididamente ska y el disco esconde un conjunto bastante variado de excelentes, muy enérgicas y pegadizas canciones en las que predomina un new wave que recuerda al mejor Talking Heads, sobre un rock bastante original. Como muestra, el tema "Lounger": el mismo tiene ganado el acceso a la lista de temas que hacen que indefectiblemente nos sintamos en la carretera conduciendo un descapotable gastado, sonriendo a toda velocidad, el viento en la cara y deseando que alguien pase los títulos por sobre la imagen. Alegría vibrante y original para evadir un momento los tiempos que corren.

martes, julio 20, 2004

Album: Good news for people who loves bad news (Modest Mouse-2004)



Muchas líneas se han escrito en torno a la supuesta influencia de la diferencia de climas y ambientes que existe entre la costa este y la costa oeste de los Estados Unidos y a la responsabilidad que la misma tiene en la generación de las distintas estéticas y sonidos de sus respectivas bandas locales. En el caso de Modest Mouse, una cosa es indudable: su música es la descripción de un paisaje, y el mismo es, por cierto, un paisaje desolador. Los acordes poco convencionales y hasta disonantes, junto con la ética de “looser” de trailer-park (característicos barrios ubicados al margen de los pueblos y las ciudades norteamericanas donde las familias obreras agrupan sus casas remolque) que presentan sus canciones nos pasean por la ruta en un auto desvencijado desde un frío y pequeño pueblo de las afueras del estado de Washinton, de donde son originarios los integrantes de la banda, hasta la atestada pero solitaria Seattle, donde alcanzaron reconocimiento. Sabemos que estamos ante una banda distinta y con una propuesta sólida cuando la música que genera es inconfundible y nos basta escuchar un pequeño fragmento de tema para reconocer la marca de sus creadores. En este caso, su estilo es claramente propio y coherente y hace un buen rato ya que el mismo ha logrado diferenciarse por sobre la variada escena del indie rock estadounidense. Si bien quizás al oído poco acostumbrado  pueda costarle entrar en la estética a veces ruidosa y confusa de esta banda (de la misma manera como hay que acostumbrar el oído cuando uno comienza a adentrarse en un determinado estilo musical), una vez allí, la misma se vuelve sin duda adictiva. Podría decirse que su última producción discográfica, Good news for people who loves bad news, es la más “radial” de sus creaciones, con lo cual se hace recomendable para quienes quieran conocer de a poco a esta banda. La mayoría de los temas presenta una estructura mas asociada a lo convencional, con introducción y estribillos, a diferencia de la estructura lineal y de progresiva tensión en aumento en la cual los sonidos terminaban aunándose para conformar una liberadora melodía que presentaban los temas de sus anteriores álbumes. Aún así, el adaptar su música a la tradicional forma de presentar un álbum, con su corte más pegadizo (Float On) entre los primeros cuatro temas, sus canciones con más fuerza promediando el disco y la balada lenta (Blame it on the Teutons) antes del cierre, sin duda no les ha quitado lo mejor que esta banda tiene. En esta obra, su estilo permanece intacto y sus canciones conservan esa tensión, fuerza, angustia y dulces melodías que emergen de entre los extraños acordes, el frenético ritmo de la batería de Benjamín Weikel y la seca,  estridente y catártica voz de Isaac Brock. De todas formas, para aquel que se anime a más, todavía más recomendables son sus anteriores "The moon and antarctica", "Building nothing out of something" y "The lonesome crowded west".